5 tips para un correcto mantenimiento de tu bicicleta

CTC Callao
agosto 5, 2021

Un correcto mantenimiento alarga la vida útil de tu bicicleta, pero también consigue que se encuentre de forma operativa como cuando la compraste.

Algo que no debemos olvidar en estos tiempos es el uso obligatorio de la mascarilla como principal medio de protección contra el virus, además de las recomendaciones para el mantenimiento de tu bicicleta. A continuación te dejamos 5 tips para un correcto manenimiento de tu bicicleta.

1. Limpia tu bicicleta

Los principales enemigos de tu bicicleta son la humedad, que elimina los lubricantes y facilita la oxidación, y la suciedad, que actúa como una lija desgastando prematuramente la transmisión y las zapatas y pastillas de freno. Pero ambas se evitan con una limpieza regular de la bici, sobre todo, de la transmisión.

Aunque no puedas limpiar el resto de la bici, limpia bien la cadena y las roldanas siempre que sea posible. Y no es necesario utilizar siempre agua. Cuando no haya barro ni mucha grasa sucia, con un paño y un cepillo puedes dejar la transmisión limpia.

2. Engrasa y lubrica

Casi todos los componentes requieren de lubricación para su correcto funcionamiento y para alargar  su vida útil, pero es muy importante conocer el lubricante adecuado para cada parte de la bici y cómo aplicarlo correctamente.

Debemos aplicar el lubricante correspondiente cada vez que limpiamos estos componentes o cuando muestren síntomas de falta de lubricación. La cadena y el resto de la transmisión, los pedales, los mandos y las suspensiones utilizan aceites o lubricantes con bases de cera. En los ejes, rodamientos y puntos de contacto entre materiales, se utilizan grasas o pasta de carbono.

3. Ajusta la presión de las llantas

La presión de las llantas es el factor que más incidencia tiene en el comportamiento de la bici y una misma cubierta puede cambiar radicalmente con distintas presiones. Es importante averiguar la presión adecuada para el uso que le vamos a dar y revisarla antes de cada salida. Disfrutarás más de la bici y alcanzarás un equilibrio entre el desgaste y las mejores prestaciones.

4. Reaprieta los tornillos de tu bicicleta

Los numerosos tornillos y cierres que lleva la bicicleta se pueden aflojar por diversos motivos, incluso en una bici nueva. La holgura provocada por un tornillo flojo puede dañar los componentes que la sufren, incluso de forma grave e irreparable. Y, si se llega a desmontar o aflojar algún componente vital durante la marcha, como el manillar, las ruedas o los frenos, por ejemplo, podemos tener un accidente grave. Para evitar esto, deberíamos revisar toda la tornillería periódicamente.

5. Vigila el desgaste de la transmisión

Entre las tareas preventivas que tenemos que realizar períodicamente, para evitar problemas y averías, está el control de desgaste de los componentes de la transmisión. El más importante de controlar es la cadena, pues, con el uso, se va elongando y provoca desgastes prematuros en cassette, platos y roldanas, obligádonos a cambiar estos componentes cuando ponemos cadena nueva, si no lo hemos hecho a su debido tiempo. Es muy fácil controlar su desgaste con una sencilla herramienta que es el medidor de cadena.

Fuente: Mammoth

Noticias Relacionadas